Integración Sensorial

Neurodesarrollo Infantil

 

Nuestro cerebro debe aprender a organizar y procesar los estímulos sensoriales y a usarlos para responder adaptativamente en una situación particular. Para lograr esto, el sistema nervioso central debe integrar la información que recibe del medio ambiente y del cuerpo a través de todos los sentidos, del movimiento y la gravedad.
 
Las dificultades de procesamiento sensorial interfieren en la organización y el propósito de la conducta del niño, lo que dificulta el desarrollo de su aprendizaje y capacidades.
 
El adecuado procesamiento de las sensaciones por el Sistema Nervioso, supone los cimientos para el adecuado desarrollo de la ideación y ejecución del comportamiento.
La habilidad para aprender y actuar adecuadamente, depende de la capacidad del nuestro sistema nervioso central para interpretar los estímulos que recibimos del medio ambiente y de nuestro cuerpo a través de los sentidos.
Existe un grupo de niños en los cuales la causa de su aprendizaje lento y su pobre comportamiento es el resultado de una inadecuada integración sensorial dentro de su cerebro.
 

QUÉ ES LA INTEGRACIÓN SENSORIAL ?

 
La integración sensorial es la organización de las sensaciones para producir conductas adaptativas y aprendizajes. Permite el adecuado funcionamiento del cerebro y del cuerpo. Es el más importante de los procesos sensoriales realizados por el cerebro.
 
La integración sensorial se realiza en las áreas sensoriales del cerebro a partir de la información que constantemente llega a él procedente de cada una de las partes de nuestro cuerpo y el medio ambiente gracias a la función de los sentidos sensoriales ubicados fuera del cerebro. 
 
Los órganos sensoriales captan fragmentos de información que luego deben integrarse para que se vuelvan significativos, es decir, se convierta en percepciones organizadas e inteligibles. Para que esto ocurra, diferentes estructuras cerebrales trabajan en equipo localizando, clasificando y organizando el influjo sensorial. Este trabajo solo es posible cuando la información que asciende hasta estas estructuras llega de manera organizada, de lo contrario es desechada pues su lectura o decodificación se hace imposible.
 
En la primera infancia, hasta hacia  los  seis ó siete años de edad aproximadamente, el cerebro es primordialmente una máquina de procesamiento sensorial.
 
 A medida que el niño crece muchas de sus respuestas y actividades motoras se ven reemplazadas por comportamientos más elaborados, pero en la base esta un adecuado desarrollo sensoriomotor.
Antes de aprender a leer, escribir, calcular el niño debe haber logrado una adecuada maduración de los sistemas sensoriales básicos y de las áreas de integración sensorial, debido a que esta acción requiere de un complejo procesamiento de sensaciones provenientes de los ojos, los músculos oculares, del cuello y del sistema vestibular que se encuentran en el oído interno, es infructuoso someter a los niños a largas sesiones de ejercicios de pre-lectura con la esperanza de que aprendan a leer, o a llenar hojas con planas de escritura, para enseñarle a escribir , cuando ellos aún no están listos para hacer esto de manera natural y eficiente, en su lugar deberíamos permitirles más tiempo para el juego libre y dirigido.
 
El sistema vestibular es el sistema unificador, todos los otros tipos de sensaciones son procesadas en referencia a la información vestibular.
El sistema vestibular se localiza en el oído interno y lo conforman los canales semicirculares y el utriculo y sáculo. Una función fundamental del sistema vestibular es permitirnos la coordinación de los movimientos de los ojos y la cabeza. También ayuda en el desarrollo y mantenimiento del tono muscular que permite desarrollar, asumir y mantener las posiciones corporales, ayuda a mantener la cabeza y el cuerpo erguido, por esto muchos niños con problemas vestibulares se acuestan en el pupitre, sostienen la cabeza entre las manos y su cuerpo en general luce descoordinado , sin tono y sin fuerza.
 
El balance y el equilibrio están íntimamente influenciados por el sistema vestibular. La habilidad para coordinar ambos lados del cuerpo   (necesario para montar bicicleta, patinar o cortar con tijeras ) requieren de una buena función vestibular.
 
Algunos aspectos del lenguaje están relacionados con la manera como este sistema procesa la información. Estas funciones  ayudan a entender porque varios estudios han mostrado que más de la mitad de los niños con desordenes de aprendizaje muestran signos de disfunción vestibular aunque frecuentemente estos se encuentran encubiertos o se confunden con los síntomas.

¿CUALES SON LOS SÍNTOMAS DE DISFUNCIÓN SENSORIAL?

 
 
Cuando el Procesamiento Sensorial de un niño no es adecuado, alguno de los signos que podemos observar son:
 
  • Desde bebes  pudieron tener dificultad para arrastrarse, gatear o ponerse de pie, más tarde pueden tener dificultad en abrocharse los zapatos o aprender a montar en bicicleta.
  • Problemas de alimentación: dieta poco variada, rechaza texturas de los alimentos, le cuesta masticar…
  • Dificultades al jugar. Debido a la dificultad de integrar las sensaciones provenientes de los ojos, oídos, brazos y cuerpo, pueden oír, ver, o sentir algo y no responder adaptativamente a ello. Esto se presenta porque el niño se pierde algunos detalles o no entiende y reacciona equivocadamente. Suele defenderse de los juegos y actividades que lo ponen en estas situaciones poco exitosas y puede evitar juguetes que impliquen mucha manipulación. Es un niño que se cae y tiene accidentes en mayor medida que los demás.
  • Dificultades para mantenerse sentado en el suelo o en una silla.
  • Retraso en el desarrollo del lenguaje, lectura o escritura. Algunos niños no escuchan bien a pesar de que no existe ningún problema en los órganos de la audición, es decir, los impulsos sonoros son percibidos adecuadamente por los oídos, pero llegan desorganizadamente al cerebro. Otros tienen dificultad con las palabras, ellos saben perfectamente lo que quieren decir, pero no pueden dirigir adecuadamente la boca para formar las palabras.
  • Dificultad para colorear, armar un rompecabezas, usar adecuadamente las tijeras, pegar dos trozos de papel... Ante cualquier tarea manual sus resultados son muy pobres, para él los objetivos a lograr representan mas esfuerzo y dificultad.
  • Problemas para el vestido y desvestido: uso y manejo de la prenda, cremalleras, botones, calzado…
  • Falta de calibración de la fuerza en el manejo de objetos y para el contacto con otros.
  • No pueden organizar las sensaciones que provienen de la piel, se irritan y enojan cuando alguien los toca, algunas veces también las luces o los sonidos pueden producir irritación o distracción. Si observamos con cuidado estos niños notaremos la expresión de malestar en su cara. La hiperactividad es en muchos casos un síntoma de alteracion en Integración Sensorial. Otros niños, buscan el estimulo táctil en mayor cantidad de lo habitual y constantemente buscan ser abrazados, acariciados, piden que los masajeen, que los aprieten. Exceso de movimiento o, por el contrario, quietud motora.
  • Tropiezos, choques y caídas frecuentes. Equilibrio pobre. Dificultad bajar escaleras, correr
  • Molestias con la ropa: etiquetas, texturas, tejidos, costuras…
  • Se distrae por todos los ruidos , luces, sonidos y estímulos de muchas personas realizando simultáneamente diferentes acciones a su alrededor, esto hace que su cerebro se sobreestimule y responda  con un exceso de actividad, el niño  es hiperactivo brinca, salta por todo el salón, en el aula.., no porque quiera hacerlo sino porque esta fuera de control, su exceso de actividad es una respuesta a sensaciones que no puede desatender, pero tampoco sabe como organizarlas en su cerebro, la confusión creada le hace imposible concentrarse en algo y no logra comprender lo que el profesor dice o espera de él.
Estimulación Cognitiva
Estimulación Cognitiva
TDAH infantil
TDAH infantil
Aprendizaje Infantil y Lateralidad
Aprendizaje Infantil y Lateralidad
Mostrar más

Medicina Integrativa y Neurobiología 

Dr Cruz Velarde