oRIGEN.jpg
Tubos de ensayo

El camino desde la salud a la enfermedad, y desde la patología a la salud es bidireccional, y además no es unifactorial sino multidimensional.

Nuestro cuerpo es un maravilloso sistema homeostático, es decir que tiene la capacidad de adaptar diferentes mecanismos compensatorios para recuperar el equilibrio y alcanzar el bienestar y la salud.

Lamentablemente cuando un organismo y sus células se han enfrentado durante mucho tiempo a desequilibrios metabólicos y funcionales continuados, se produce el agotamiento y disfunciones a nivel celular y sistemas apareciendo enfermedades crónicas y patologías degenerativas.

Desde el Neurometabolismo y la Neurología funcional actuamos sobre áreas fisiológicas alteradas en distintos síndromes neurológicos. Acidosis, procesos oxidativos, función mitocondrial, deficiencias de oligoelementos y nutrientes intracelulares, alteraciones procesos de metilación, desequilibrio del metabolismo de neurotransmisores cerebrales como la dopamina, serotonina y noradrenalina, sobreestimulación inmunológica, inflamación crónica, tóxicos, disbiosis intestinal, entre otros.

 

Los síntomas son mensajes de nuestro cuerpo

La sociedad moderna está buscando una manera rápida y fácil de aliviar la enfermedad, el dolor y los síntomas. Esto es bastante comprensible ya que nadie quiere prolongar su sufrimiento. Se va en busca de medicamentos para aliviar los síntomas que el cuerpo manifiesta cuando se encuentra en estado dismetabólico.

La idea errónea es que hay una solución rápida; un medicamento para cada síntoma. Sí, existe la posibilidad de que un medicamento disminuya los síntomas, pero a menudo el efecto es transitorio, de corta duración y al cabo del tiempo los síntomas vuelven a aparecer o bien aparecen otros síntomas diferentes asociados. Los síntomas, como la cefalea, problemas de atención y memoria, mareos, dolor son señales que nos envía nuestro cuerpo de que algo no está funcionando bien. Puede ser un a deficiencia de algún mineral , vitamina, oligoelemento, o bien alteraciones del metabolismo, infecciones o inflamaciones latentes crónicas, disregulación de los sistemas simpático/parasimpático, tóxicos u otros. Si no escuchamos estas señales o las silenciamos mediante tratamientos sólo para tratar los síntomas, el organismo se encargará de buscar otras vías de solucionar el problemas, involucrando a otros sistemas u órganos con la aparición de nuevos síntomas y volvemos a empezar. Si no tratamos la causa originaria del problema nos estamos engañanando a nosotros mismos. Ésta es la causa de que en la sociedad actual las enferme