Blog Neuronae

Buscar

Disbiosis intestinal-bucal:riesgo infarto e ictus


Un estudio ha determinado que ciertos ácidos grasos encontrados en las placas de aterosclerosis de la carotida, podrian tener un origen en la flora bacteriana oral e intestinal.

El análisis de espectrometría de masas de monitorización múltiple (MRM-MS) de extractos de lípidos de endarterectomía carotídea humana y muestras de arteria carótida de individuos jóvenes demostró consistentemente la presencia de clases de lípidos de serina dipeptídicos incluyendo Lipid 654, un agonista para humanos y ratón receptor Toll-like 2 , y el Lípido 430, el producto desacilado del Lípido 654. Los niveles relativos de Lípido 654 y Lípido 430 también se determinaron en bacterias orales e intestinales comunes del filo Bacteroidetes, y muestras de suero humano y cerebro de adultos sanos. La mediana de la relación de lípidos 430 / lípidos 654 observada en las muestras de endarterectomía carotídea fue significativamente mayor que la proporción de la mediana en los extractos de lípidos de las bacterias Bacteroidetes orales e intestinales comunes, y muestras de suero y cerebro de sujetos sanos. Más importante aún, la relación mediana de lípidos 430 / lípidos 654 fue significativamente elevada en las endarterectomías carotídeas en comparación con las muestras de la arteria de control.

Los ácidos grasos parecían proceder de bacterias orales, llamadas Bacteroidetes. Esta bacteria también aparece cuando hay problemas de encías y periodontitis. Los ácidos grasos que producen estas bacterias llegan al torrente sanguíneo. El sistema inmune de la pared vascular no los reconoce porque son ajenos al cuerpo, de modo que responde con una reacción inflamatoria con participación de una enzima Fosfolipasa A2.

En este caso, las bacterias comensales Bacteriodetes del intestino y la cavidad oral pueden estar contribuyendo a la patogénesis de la aterosclerosis dependiente de TLR2 a través de la deposición de lípidos de serina dipéptido y el metabolismo en las paredes arteriales.

Investigaciones demuestran que hay bacterias probióticas específicas que benefician a la flora oral y tienen un efecto inhibitorio sobre los patógenos bucales. En particular, los lactobacilos resultan ser capaces de restablecer o mantener la simbiosis del ecosistema microbiano de la boca. Una intervención de este tipo parece ser en este momento más eficaz que eliminar la grasa y el colesterol de la dieta para la prevención, el control y el tratamiento de las placas ateroscleróticas en sistema vascular.

Dr Juan a Cruz Velarde

Neurólogo

www.neuronae.net

Reza Nemati et al, Deposition and hydrolysis of serine dipeptide lipids of Bacteroidetes bacteria in human arteries: relationship to atherosclerosis, Journal of Lipid Research (2017).


#ictus

7 vistas

Suscripción