Buscar

Colina y Fosfolipidos y Aprendizaje


Los fosfolípidos, un componente vital de todas las células, no solo son necesarios para fines estructurales en la bicapa lipídica, sino que también previenen numerosas enfermedades y trastornos generales a nivel celular. Nuestras células no podrán funcionar en ausencia de fosfolípidos, o la falta de ellos. Los fosfolípidos son, esencialmente, "grasas" que constituyen la membrana celular y existen en varias formas. Tres de estos incluyen fosfatidilcolina, fosfatidilserina y fosfatidiletanolamina. La colina, que está unida a los ácidos grasos que forman la fosfolípido fosfatidilcolina, es un nutriente esencial que actúa como un precursor de la síntesis de acetilcolina. En este artículo, discutiremos más a fondo la importancia de los fosfolípidos en nuestra dieta, mencionaremos algunas de las principales fuentes dietéticas de los tres fosfolípidos,

Fuentes de fosfolípidos

Los fosfolípidos son requeridos por el cuerpo por varias razones, tales como: mantener la estructura celular, actuar como una membrana semipermeable para permitir que ciertas sustancias entren y salgan de la célula, producción y almacenamiento de energía, desempeñando un papel en la coagulación de la sangre y también ayuda en la prevención de la pérdida de macromoléculas a través de la difusión.

Los fosfolípidos están presentes en varios alimentos, incluidos la soja, la leche, los huevos de gallina, los huevos de pescado y el girasol. Cada tipo de fosfolípido mantiene su presencia solo en ciertos alimentos. La fosfatidilcolina, por ejemplo, se puede encontrar en carnes rojas, pescado e hígado. La fosfatidilserina, sin embargo, se puede encontrar en una gran variedad de alimentos, tales como:

  • Hígado

  • Riñones

  • Lecitina de soya

  • Pollo

  • Repollo

  • Zanahorias

  • Arroz

  • Atún

  • arenque

  • Cerebro bovino

La fosfatidiletanolamina se puede encontrar de manera similar en la leche, la soja, el chocolate y otros alimentos procesados, especialmente en ciertos productos lácteos. Otro método para aumentar la ingesta de fosfolípidos es tomando suplementos de fosfolípidos. Sin embargo, la ingesta de fosfolípidos en la dieta es crucial, ya que los fosfolípidos naturales y los minerales se metabolizan más fácilmente para garantizar un cuerpo sano. El consumo diario suficiente de los alimentos mencionados anteriormente es esencial para el mantenimiento de los fosfolípidos en la célula humana.

Funciones de fosfolípidos

Los fosfolípidos tienen varias funciones que son importantes para la supervivencia de la célula. Fosfatidilcolina, fosfatidilserina y fosfatidiletanolamina son tres de las numerosas formas de fosfolípidos con funciones especializadas. La fosfatidilcolina es el fosfolípido más abundante en el cuerpo humano, que lleva un grupo de colina para realizar funciones que ayudan en los procesos neuronales, incluida la memoria, el razonamiento y el aprendizaje. Además, el grupo colina actúa como un precursor de la acetilcolina, un neurotransmisor que está muy involucrado en asegurar la función normal del cerebro y las respuestas sinápticas.

La fosfatidilserina es producida por casi todas las células del cuerpo, pero se requiere en la dieta para garantizar que todas las células reciban un suministro adecuado de fosfolípidos, ya que la mayoría se obtiene mediante su absorción después del consumo de una comida rica en serina. La fosfatidilserina es importante para la salud general de las células, especialmente para mantener una bioquímica cerebral saludable. También es vital para la coordinación del latido cardiaco, la salud testicular, la formación de la matriz ósea y la reparación celular.

La fosfatidiletanolamina es conocida por jugar un papel importante en la formación de la membrana celular. También conocido como cefalina, este fosfolípido es en gran parte responsable de la cognición y la memoria. La fosfatidiletanolamina se convierte en fosfatidilcolina con la ayuda de grupos metilo. Está involucrado en la preservación de las funciones y la estructura del sistema nervioso central, desempeñando también un papel clave en la salud normal del tejido neural.

La colina en su dieta y los efectos de la dieta baja en la colina

Se necesita una cantidad sustancial de colina en la dieta para disminuir el riesgo de numerosos problemas que pueden surgir por la falta de colina en nuestras células. Las dietas bajas en colina pueden causar problemas como hígado graso, daño hepático, deterioro cognitivo, daño a los nervios, fatiga y pérdida de memoria. De acuerdo con la investigación actual, las dietas deficientes de colina pueden provocar la muerte de las células del hígado y, en última instancia, el hígado graso. Además, se requiere colina para la síntesis de fosfatidilcolina, evitando una síntesis adecuada de VLDL para reducir la acumulación de grasa en el hígado.

La yema de huevo, la germen de trigo, el bacalao, las verduras de hoja verde y los frijoles son ejemplos de alimentos ricos en colina.

Resumen

Los tres tipos de fosfolípidos fosfatidilcolina, fosfatidilserina y fosfatidiletanolamina, o sus grupos principales, deben consumirse a diario para garantizar que nuestro cuerpo esté sano y libre de defectos metabólicos y enfermedades, como la enfermedad del hígado graso. Además, la colina, como grupo principal de fosfolípidos, es responsable de mantener las capacidades cognitivas y saludables del hígado. Por lo tanto, las dietas que consisten en pescado, verduras de hoja verde y soja, son fundamentales para mantenerse saludable.

Referencias

Cohn, JS, Wat, E., Kamili, A., y Tandy, S. (2008). Fosfolípidos de la dieta, metabolismo de lípidos hepáticos y enfermedad cardiovascular. Current Opinion in Lipidology, 19 (3) , 257-262.

Küllenberg, D., Taylor, LA, Schneider, M., & Massing, U. (2012). Efectos en la salud de los fosfolípidos de la dieta. Lípidos en la salud y la enfermedad, 11 (1) , 3.

Dr Juan A Cruz Velarde

Neurólogo

www.neuronae.net


#aprendizajeinfantil

341 vistas

Blog Neuronae