Blog Neuronae

Suscríbete a nuestro Blog
Buscar

Alteraciones oftalmológicas por medicamentos


Las ametropías suelen deberse a anomalías anatómicas, y los problemas de acomodación al envejecimiento, aunque también se han relacionado con diferentes factores hormonales, genéticos, nutricionales, culturales, con estados carenciales, enfermedades sistémicas, infecciosas y con diversos medicamentos.

Los problemas de refracción y de acomodación generalmente producen problemas de agudeza visual y/o de fatiga ocular. Tanto en la hipermetropía como en la presbicia típicamente está alterada la visión de cerca, mientras que en la miopía se altera la visión de lejos. Además frecuentemente presentan manifestaciones visuales inespecíficas, como visión borrosa, hiperemia conjuntivo-palpebral, prurito o escozor ocular, fotofobia o simplemente molestias oculares, que pueden acompañarse de manifestaciones generales como cefalea, dolores cervicales, e incluso náuseas, malestar general, vértigo, agorafobia o cambios de humor.

Algunos medicamentos pueden modificar las características ópticas del ojo y provocar hipermetropía, miopía o presbicia funcionales, es decir, sin que exista alteración anatómica que los justifique.

Algunos medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso autónomo (atropínicos, colinérgicos) alteran la visión de forma prácticamente sistemática, mientras que con otros medicamentos el efecto no es tan previsible.

Dentro de los medicamentos con los que se han descrito trastornos de refracción y acomodación se encuentran broncodilatadores, antihistamínicos, neurolépticos, fármacos para la incontinencia urinaria, diuréticos, antiinfecciosos, antiepilépticos, analgésicos, antidiabéticos, metilfenidato , topiramato, oxcarbazepina antibióticos como la cefixima,telitromicina, vacuna frente al virus del papiloma humano y paliperidona..

Ante la aparición brusca de miopía, hipermetropía, astigmatismo o problemas de acomodación, sin que se encuentre una causa que lo justifique, se debe realizar una cuidadosa anamnesis y comprobar si recientemente se ha introducido algún medicamento que pueda ser la causa de los problemas visuales. Es especialmente importante recordar esta posibilidad en niños y adolescentes, pues en este periodo se diagnostican muchos de los problemas de refracción, y algunos medicamentos que suelen emplearse en este periodo podrían ser la causa.

Dr Juan A Cruz Velarde Neurólogo www.neuronae.net



9 vistas