Buscar

Omega-3 y Omega-6: el obligado equilibrio


Los ácidos grasos omega-3 (ω-3) y omega-6 (ω-6) pertenecen a los denominados ácidos grasos esenciales. Son componentes importantes de las membranas de las células y nos protegen de las enfermedades cardíacas, poseen efecto antiinflamatorio, importante para estas enfermedades.. También parece pueden intervenir en la prevención de la diabetes, de enfermedad de Alzheimer, artritis, osteoporossis y ciertos tipos de cáncer. Se encuentran en las semillas, frutos secos, aceites de pescado...

Es importante su consumo frente a las grasas saturadas animales menos cardiosaludables. En la actualidad hay un bombardeo mediático de información y se promueve el consumo de omega-3. Cuanto más se consuma mejor ya que nuestra alimentación actual es deficitaria si ó si en estas sustancias.

Es importante también conocer que además de su bajo consumo, un exceso de consumo de su análogo los omega -6 puede disminuir aún más los efectos saludables de los omega-3- ¿Cómo?...

Esto sucede porque el metabolismo de los ácidos omega 6 y el metabolismo de los ácidos omega-3 comparten una misma enzima , delta-6 deshidrogenasa. Así si hay un exceso de uno se metaboliza menos el otro y viceversa.

El cuerpo humano es capaz de producir los ácidos grasos que necesita excepto estos denominados ácidos grasos esenciales, que deben ser incorporados con la alimentación. Estos ácidos grasos (Ácido linoleico-LA) y ácido alfa-linolénico-ALA) generan en su metabolismo otras sustancias de importante valor para el organismo, como son los ácidos Eicosapentanoico(EPA y ácido docosahexanoico(DHA). Pero también se generan otras menos favorables como el ácido Araquidónico (AA).

El ácido Araquidónico se transforma en PG2 que tiene efectos inflamatorios y facilita el crecimiento celular, y esto puede ser perjudicial en los vasos sanguíneos y enfermedades cardiovasculares entre otras. El LA y el ALA se encuentran en los aceites vegetales y de semillas. En general en estos productos suele predominar el AL frente an ALA , salvo excepciones como en semillas de lino y nueces por ejemplo, muy ricos en ALA .El EPA y el DHA se encuentran en el pescado graso (Ej. salmón, caballa, arenque). El ácido araquidónico puede obtenerse de fuentes animales como la carne y la yema de huevo.

El AA como podemos ver proviene de fuentes grasas animales y por eso no es tan recomendable su consumo. Pero también se puede generar el nuestro cuerpo a partir del metabolismo de productos vegetales como semillas, frutos secos, maiz…, obviamente en mucha menos proporción que si lo consumimos directamente de la fuente animal.

Dentro del metabolismo de estos ácidos grasos esenciales se producen una serie de metabolitos llamados Prostaglandinas(PG). Algunas son muy beneficiosas desde el punto de vista cardiovascular, como la PG-1 y la PG-3, por sus efectos antiinflamatorios y evitando la proliferación celular. Otros como las PG-2 tiene el efecto contrario y su exceso podría ser incluso perjudicial a estos efectos.

En general el metabolismo de los ácidos omega-3 es más beneficioso que el de los omega-6, como vemos en la figura, aunque se suele consumir más omega -6 que omega-3.

Las semillas, frutos secos, aceites vegetales de girasol son sanos y ricos en ácidos omega3- / omega-6 pero predominan estos últimos.

En el organismo, el LA y el ALA utilizan en su metabolismo la misma enzima:Δ6-desaturasa. Un consumo demasiado elevado de LA puede reducir la cantidad de Δ6-desaturasa disponible para el metabolismo del ALA, lo que podría incrementar el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. Lo ideal es que está relación omega 6/omega 3 fuera de alrededor de 5/1 , pero en nuestra alimentación actual llega a superarse con creces llegando incluso a 30 ó 50/1.

Por eso es recomendable aumentar la ingesta de omega-3 y derivados: EPA, DHA y ácido alfa-linoleico. También incrementar el aceite de oliva (ácido oleico) frente al aceite de girasol) ya que también es cardiosaludable y no interfiere ni compite en el metabolismo de los omega.

El aumento de consumo de EPA Y DHA además inhiben la formación de AA a partir de los ácidos omega-6.


#cardiovascular #nutrición

187 vistas

Blog Neuronae

Importante:

Todos los contenidos publicados en esta web y en sus apartados y blog, así como en redes sociales de Neuronae son puramente informativos y en ningún caso deben considerarse sustitutos del diagnóstico y asesoramiento médico. La duplicación del contenido de la web y blogs de Neuronae debe ser autorizada por escrito por la dirección general de Neuronae.

 

REDES SOCIALES

facebook

twitter

linkedin

 

POLITICA

Privacidad Protección Datos

 

ADVERTENCIA

Todos los contenidos publicados en esta web y en sus apartados y blog, así como en redes sociales de Neuronae son puramente informativos y en ningún caso deben considerarse sustitutos del diagnóstico y asesoramiento médico. La duplicación del contenido de la web y blog de Neuronae debe ser autorizada por escrito por la dirección general de Neuronae.