Buscar

Hiperprolactinemia: Otras causas menos conocidas...¡


Los prolactinomas son adenomas hipofisarios productores de prolactina (PRL).

Es el tumor hipofisario secretor más frecuente observado en la clínica, y constituyen aproximadamente el 40% de todos los adenomas hipofisarios.

Más del 90 % de estos adenomas son pequeños tumores benignos intraselares que

raramente aumentan de tamaño y raramente producen invasión de estructuras circundantes.

Es más frecuente en la mujer que en el hombre en una proporción 10:1, siendo más frecuente entre los 20 y 50 años de edad.

Los prolactinomas se clasifican en microprolactinomas (menores de 1cm, intraselares) y macroprolactinomas (mayores o iguales de 1cm).

Los microprolactinomas son más frecuentes en la mujer mientras que los macroprolactinomas son más frecuentes en el hombre.

En más del 90 % de los casos los microadenomas no crecen y no progresan a macroadenomas, mientras que los macroprolactinomas tienden a seguir creciendo lo que les confiere un comportamiento biológico distinto al de los microprolactinomas.

CAUSAS DE HIPERPROLACTINEMIA

Es conveniente conocer que hay muchas causas que pueden elevar los niveles de prolactina y no siempre son debidos a prolactinomas.

Estas otras causas causan elevación de prolactina generalmente menores que en el caso de estos tumores.

También importante la reseña de la implicación de fármacos habitualmente prescritos asi como consumo de extractos herbales

Fisiológicas

- Embarazo.

- Lactación.

- Estimulación del pezón.

- Sueño.

- Orgasmo.

- Ejercicio físico.

- Estrés físico o psicológico.

Enfermedades sistémicas

-Herpes zóster torácico, cirugía o traumatismo torácico, epilepsia, lesiones de la médula espinal.

- Insuficiencia renal crónica.

- Patología hepática.

- Síndrome de ovarios poliquísticos.

- Hipotiroidismo primario.

- Insuficiencia suprarrenal.

Psicofármacos y antidepresivos

- Haloperidol.

- Butirofenonas.

- Fenotiazidas: clorpromazina, flufenazina, perfenazina.

- Fluoxetina.

- Flufenacina.

- Tioridacina.

- Antidepresivos tricíclicos: amitriptilina, clorimipramina.

- Opiáceos: morfina, heroína, apomorfina, metadona.

- Drogas como la cocaína.

Antihipertensivos

- Alfa-metildopa.

- Reserpina.

-Verapamilo

- Labetalol.

Antiácidos H2

- Cimetidina y Ranitidina

Estrógenos y anticonceptivos hormonales.

Fármacos Digestivos y Vértigo

- Metoclopramida y Domperidona

- Sulpiride.

Hierbas medicinales

- Hipericum perforatum.

- Purariae isoflavona.

- Cimifuga racemosa.

- Acacia nilotica ssp adansonii.

-Echinácea purpúrea.

SINTOMAS

Aunque son tumores de naturaleza benigna, los síntomas son derivados de la hipersecreción hormonal y de la compresión de estructuras vecinas, así como cefalea. Los grandes tumores pueden comprimir el nervio óptico produciendo defectos en el campo visual y también producir síntomas por sangrado intratumoral.

La hiperprolactinemia en las mujeres causa amenorrea y galactorrea, pero no siempre es frecuente dado que la mayoría de los casos de hiperprolactinemia no presentan galactorrea espontánea, sobre todo si aparece en la menopausia.

En los hombres se manifiesta generalmente con disminución de la libido, disfunción eréctil, infertilidad y de la energía general. A más largo plazo puede llegar a aparecer disminución de la masa muscular, del vello corporal y de la masa ósea.

La galactorrea es muy rara en el varón, por falta la sensibilización del tejido mamario a la acción de la PRL por la ausencia de estrógenos y progesterona.

Como los síntomas generales del hipogonadismo en el varón suelen ser leves y a menudo los pacientes no consultan por ellos, es frecuente que los adenomas productores

de PRL diagnosticados en los varones sean de mayor tamaño (macroprolactinomas) que

en las mujeres en edad fértil y con clinica compresiva

TRATAMIENTO

El tratamiento tiene como objetivo normalizar los niveles de prolactina y controlar el tumor , aliviando la clínica endocrina y neurológica por la compresión del tumor sobre estructuras vecinas.

Normalmente la primera opción terapéutica suele ser farmacológica con agonistas dopaminérgicos consiguiendo en la mayoría de los casos control de los niveles de prolactina y a largo plazo también sobre el tamaño tumoral.

Es el tratamiento de elección independientemente del tamaño del tumor y es efectivo en la mayoría de los casos. Generalmente es necesario mantener el tratamiento farmacológico durante varios meses o años incluso tras normalizar los niveles de prolactina. En algunos pacientes es necesario recurrir también a otros tratamientos tales como la cirugía y/o la radioterapia.

#cefalea

5 vistas

Blog Neuronae