Buscar

Algas y nutrición cerebral


Las algas en general han sido clasificadas como una fuente de biomasa de alta calidad; en especial de proteínas, fibra dietética, , minerales, vitaminas y compuestos con actividad antioxidante; además, son consideradas bajas en calorías

Las proteínas de algas son ricas en glicina, arginina, alanina y ácido glutámico; contienen aminoácidos esenciales ,sus aminoácidos limitantes son lisina y cisteína.

En las algas rojas, se encuentra el aminoácido libre taurina, que está presente en la mayoría de los tejidos.

Taurina participa en muchos procesos fisiológicos como osmorregulación, inmunomodulación, estabilización de membrana; tiene un rol muy importante en el desarrollo ocular y del sistema nervioso

Este aminoácido libre es necesario en mayor cantidad durante la infancia que en la etapa adulta. La fuente principal es la leche materna durante los primeros meses de vida, por lo que se propone fortificar fórmulas infantiles, debido a que la leche de vaca contiene menores concentraciones de taurina que la leche humana.

Los alimentos de origen marino son una mejor fuente de taurina que los alimentos terrestres. Por su parte, el aminoácido fosfoserina se encuentra en altas concentraciones en las algas pardas, el cual forma parte de la composición de disimiles nutracéuticos para reforzar y activar la mente.

Las algas son excelentes fuentes de vitaminas A, B1, B12, C, D y E, riboflavina, niacina, ácido pantoténico y ácido fólico . El contenido de minerales en algas es alto, sobre un 36% de peso seco, dentro de ellos se incluyen el sodio, calcio y potasio formando sales con los iones derivados del cloro, azufre y fósforo.

Entre los micronutrientes se incluyen el yodo, hierro, zinc, cobre, selenio, molibdeno, flúor, manganeso, boro y níquel. Las algas son fuente primaria de yodo, llegando a aportar el requerimiento diario de yodo (150 µg/día). Las algas presentan una relación Na/K baja, del orden de 0.14-0.16, por lo que su consumo puede contribuir a disminuir la incidencia de la hipertensión, y a balancear la alta relación Na/K de la dieta habitual.

El contenido de lípidos en las algas es bajo, siendo los lípidos neutros y glicolípidos los más abundantes. La proporción de ácidos grasos esenciales en algas es mayor que en plantas terrestres, además sintetizan gran cantidad de ácidos grasos poli-insaturados de cadena larga, en los que destaca el ácido eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA) que pertenecen a la familia de ácidos grasos ω-3 .

El consumo de estos ácidos grasos se relaciona con disminución del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, particularmente las enfermedades coronarias. Los efectos biológicos de EPA y DHA son muy extensos y variados, involucran lipoproteínas, presión sanguínea, función cardíaca, función endotelial, reactividad vascular y fisiología cardíaca, así como, un efecto antiinfamatorio y antiplaquetario.

Estos tienen efecto en la disminución del riesgo de enfermedades cardiovasculares , disminuyen los niveles de triglicéridos y son necesarios durante el embarazo y la lactancia para el desarrollo del sistema nervioso central y la retina del infante; además se ha comprobado que su consumo tiene efectos positivos contra la depresión postparto y la depresión bipolar.

La relación de ácidos grasos ω-6:ω-3 es muy baja en las algas, lo que es muy beneficioso, ya que relaciones entre 1 y 4 son óptimas.

CONCLUSIONES

En comparación con los vegetales terrestres, las algas son ricas en algunas moléculas que promueven la salud, tales como ácidos grasos ω-3, proteínas, polisacáridos y compuestos fenólicos. Los metabolitos secundarios sintetizados por las algas marinas han demostrado efectos antioxidante, antiinflamatorio, anticancerígeno y actividad antidiabética. Por lo tanto, las algas pueden ser consideradas como fuentes naturales muy interesantes que podrían ser usadas como ingredientes funcionales en muchas aplicaciones industriales, tales como alimentos funcionales y formulaciones nutraceuticas.

Dr Juan A Cruz Velarde

Neurólogo

www.neuronae.net



0 vistas

Blog Neuronae