top of page

Blog Neuronae

Buscar

Medicina china: Los tres tesoros


Según la milenaria cultura china tenemos y nacemos con tres tesoros:


La esencia de la vida JING

La energía de la vida QI

El espíritu de la vida SHEN


Estaremos sanos si estos tres tesoros están equilibrados, si no aparece la enfermedad


Nacemos con un nivel de JING o ESENCIA determinado, que es el denominado jing prenatal, heredado de nuestros padres, sería el equivalente aunque no exactamente a la genética. Este jing prenatal nos va a marcar un camino, una predisposición, todos nacemos con una cuenta corriente con un nivel de batería energética cargado, unos más otros menos. Esto ya nos va a condicionar para el resto de nuestra vida.


Pero esto no es todo.


También tenemos que saber gestionar está dotación de vida recibida. Según nuestros hábitos podemos hacer que está reserva se mantenga, no se agote rápidamente o incluso aumentarla un poco.


Cómo...? ; con nuestros hábitos de vida. Si hemos recibido un nivel de esencia generoso pero nuestros hábitos van en contra de la naturaleza, este legado se consumirá pronto y entraremos en enfermedad.


Si no hemos sido muy afortunados y nuestro jing prenatal no es muy generoso, con más razón tenemos que cuidarlo y procurar en la medida limitada posible aumentarlo aunque sea levemente.


Cómo...?: siguiendo los dictados de las leyes universales de la naturaleza, con la alimentación, descanso, sueño, controlando el estrés, todo tipo de estrés como luego hablaremos, pues hay muchos tipos de estrés.


Hemos hablado de la esencia de la vida. La esencia sería la potencialidad, las reservas energéticas, que luego se pueden transformar en energía.

El segundo tesoro es pues la ENERGÍA o Qi según la tradición china, ka según los textos egipcios o prana según las enseñanzas indias . La teoría cuántica intenta explicar está relación bidireccional entre materia y energía ,pues ambas se influyen mutuamente. El objetivo final es obtener energía. Todos los procesos metabólicos y funcionales de nuestro cuerpo están diseñados para obtener energía. Sin energía no podemos vivir.


Podemos obtener energía para reforzar nuestro jing desde la alimentación, la nutrición, pero también necesitamos obtener energía del oxígeno, controlar y gestionar la respiración.


De donde podemos obtener más energía?

Está claro, sólo tienes que asomarte a la ventana.

De otras fuentes directas de energía. El sol y de otros organismos energéticos.


Cuando hay mucha energía en el ambiente, por ejemplo en verano ,solemos tener menos ganas de comer, o la alimentación es más frugal, más fresca y es lógico que así sea. Nuestro organismo recibe un exceso de energía y no necesita, o minimiza la entrada de energía por otras vías. En invierno, sin embargo, obtenemos menos energía del ambiente y necesitamos comidas más contundentes, con más energía.

También obtenemos energía directamente de otros organismos energéticos vivos.

Por un lado si queremos por una simple explicación física de las leyes de la termodinámica, donde un cuerpo con más energía transmite a otro con menos energía buscando el equilibrio energético. En los abrazos, en el contacto físico con otras personas, animales, obtenemos y damos energía. Hay estudios realizados sobre cómo los abrazos aumentan nuestros niveles de dopamina cerebral, el neurotransmisor de la recompensa.


Además de la termodinámica, el contacto físico o cercano nos permiten compartir energía a través de las teorías del aura. Sobre esto se ha escrito mucho, y ya desde muy antiguo. El aura no sería más que la representación de esta energía individual que compartimos con otros seres vivos animales y plantas. Ahora se ha puesto de moda los denominados baños de bosque o shiri….. su fundamento y beneficio sería precisamente este, el entrar en contacto con el aura y la energía de otros seres vivos.


La respiración también es muy importante para la obtención de energía, y solemos prestarle menos atención. Si respiramos mal no obtenemos el oxígeno necesario.


Diferentes enfermedades pueden originarse o empeorar si la respiración no es adecuada, y no es sólo por la cantidad de oxígeno, pues intervienen otros factores como los movimientos diafragmáticos que son fundamentales para el buen funcionamiento de determinados órganos abdominales y la movilización de la energía a través de nuestro cuerpo.


Podemos aumentar y optimizar nuestros niveles de energía mediante una respiración consciente y técnicas de respiración. En esto la medicina oriental también tiene mucho que enseñarnos.


También, no podemos olvidar que recuperamos energía durante el sueño.

El sueño tiene un efecto reparador y revitalizante. Durante el sueño recargamos nuestros niveles de energía. Sin un sueño reparador no tendremos energía.


Obtenemos pues la energía de la alimentación correcta, desde el exterior desde la atmósfera y desde otros organismos vivos, Es importante comentar sobre la necesidad de alimentación con alimentos con energía real, vegetales frescos y sus enzimas, pues nuestra alimentación cada vez más se basa en alimentos muertos enérgicamente hablando.


Ahora bien, no sólo basta con tener un buen depósito de energía. Para que todo funcione correctamente está energía vital debe moverse por nuestro cuerpo.


La energía debe circular y llegar hasta el último rincón de nuestro organismo, a todas nuestras células. No pueden existir bloqueos energéticos. Cuando la energía no circula, cuando se bloquea también aparecen los síntomas y la enfermedad.


Sobre esto hay mucho escrito. La teoría de los chacras o ruedas de la vida se basa en este principio. Son estaciones de energía y ruedas que la hacen circular a través de nuestro cuerpo por una vías energéticas. Hay diferentes disciplinas que se basan precisamente en mejorar la circulación de la energía en nuestro cuerpo. La acupuntura, los masajes tuina y otros, la osteopatía y terapias fasciales, la neuromodulación eléctrica o electromagnética, terapias de movimiento como taichi, qigong, pilates, el propio ejercicio físico o yoga e incluso la actividad y orgasmos sexuales favorecerían está circulación energética. También la respiración y ejercicios respiratorios facilitan el movimiento energético como comentábamos anteriormente


Cuáles son las causas que provocan el bloqueo energético. Son muchas, pero en general podemos resumirlas en físicas y no físicas.


Entre las causas físicas que afectan al nivel de energía y bloqueos energéticos estarían:

Exceso de tóxicos

Inflamación crónica

Deficiencia de nutrientes


Entre las causas no físicas tendríamos que hablar del tercer tesoro, que hemos comentado anteriormente, las alteraciones del SHEN o espíritu.


Tenemos esencia para producir energía, tenemos energía, está energía no debe estar bloqueada para que todo funcione bien. Ahora bien, todo esto para qué?


Tenemos que tener un propósito, un motivo para que todo esto se ponga en marcha, entramos en los dominios del componente espiritual y emocional del SHEN.


Nuestro equilibrio emocional y espiritual es clave, pues como discutían los antiguos filósofos, se basa en encontrar la causa última, el motor que nos mueve, la razón de que todo esté engranaje funcione. Sin motivación de futuro, sin un proyecto de vida, si no sabemos dónde vamos o donde queremos ir... ¿para qué queremos la energía , para que queremos que esta energía circule?

Nuestra mente y nuestro cuerpo no son compartimentos aislados, estancos como nos hicieron creer a partir de las teorías dualistas del racionalismo. Mente y cuerpo, cuerpo y mente sin una misma cosa. Materia y energía ,energía y materia.


Procesos psicológicos internos, desequilibrios del espíritu , del Shen que nos roban, nos consumen esencia, energía o nos provocan bloqueos energéticos.


Las terapias psicoemocionales son un pilar esencial en todos estos conceptos. También la proyección mental.

Primero debemos superar nuestro pasado, nuestras creencias incrustadas, por experiencias pasadas no superadas, que nos anclan y no nos dejan avanzar. Luego liberados de este peso tenemos que utilizar la herramienta de la proyección mental. Nuestro cuerpo obedece lo que la mente le dice. Si la mente transmite al cuerpo que está enfermo ,el cuerpo responde acordé a estos pensamientos en un bucle sin fin mente-cuerpo, cuerpo-mente.


Hay mucho escrito de cómo la mente influye físicamente en el cuerpo y viceversa.

Ya se adelantó está relación con el descubrimiento de las neuronas espejo por Rizzolatti. Así, demostró que las misma neuronas que se activan cuando hacemos una tarea como por ejemplo tocar el piano, se activan cuando vemos a alguien tocando el piano o bien cuando nos imaginamos a los otros mismos tocando el piano.

Esto quiere decir que podemos modificar nuestra fisiología real con los pensamientos, con la mente.


Todo esto nos lleva a considerar que los aspectos mentales y psicoemocionales juegan un papel primordial tanto en la generación de la enfermedad como en su recuperación.


No somos máquinas donde la solución es univoca. Nuestro cuerpo es un innumerable conjunto de sistemas metabólicos y funcionales que están interrelacionados. No podemos ver sólo un árbol, tenemos que ver el bosque, el contexto. Si nos empeñamos en soluciones parciales o aquellas destinadas sólo a eliminar los síntomas, nos estamos equivocando.


La salud, la felicidad es un reto y el horizonte último que persigue el hombre desde la noche de los tiempos.


Muchos años de evolución, y aunque hemos avanzado mucho en otras áreas ,seguimos en las cavernas en aspectos esenciales.

Hemos perdido el horizonte por el camino, aspectos ancestrales olvidados, la necesidad de comunión con la naturaleza y sus leyes básicas, nos hemos enredado con la maleza en nuestro camino para encontrar el claro del bosque…


Referencias bibliográficas


Calvo-Merino, B., Glaser, D. E., Grèzes, J., Passingham, R. E. y Haggard, P. (2005). Action Observation and Acquired Motor Skills: An fMRI Study with Expert Dancers. Cerebral Cortex, 15(8), 1243-1249. https://doi.org/10.1093/cercor/bhi007


Casile, A., Caggiano, V. y Ferrari, P. F. (2011). The Mirror Neuron System: A Fresh View. The Neuroscientist, 17(5), 524-538. https://doi.org/10.1177/1073858410392239


Cook, R., Bird, G., Catmur, C., Press, C. y Heyes, C. (2014). Mirror neurons: From origin to function. Behavioral and Brain Sciences, 37(2), 177-192. https://doi.org/10.1017/S0140525X13000903


Filimon, F., Nelson, J. D., Hagler, D. J. y Sereno, M. I. (2007). Human cortical representations for reaching: Mirror neurons for execution, observation, and imagery. NeuroImage, 37(4), 1315-1328. https://doi.org/10.1016/j.neuroimage.2007.06.008


Molnar-Szakacs, I. y Overy, K. (2006). Music and mirror neurons: From motion to ’e’motion. Social Cognitive and Affective Neuroscience, 1(3), 235-241. https://doi.org/10.1093/scan/nsl029


Rizzolatti, G., Fabbri-Destro, M. y Cattaneo, L. (2009). Mirror neurons and their clinical relevance. Nature Clinical Practice Neurology, 5(1), 24-34. https://doi.org/10.1038/ncpneuro0990


Pfeifer, J. H., Iacoboni, M., Mazziotta, J. C. y Dapretto, M. (2008). Mirroring others’ emotions relates to empathy and interpersonal competence in children. NeuroImage, 39(4), 2076-2085. https://doi.org/10.1016/j.neuroimage.2007.10.032



Medicina china: Los tres tesoros
Medicina china: Los tres tesoros

1297 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Importante:

Todos los contenidos publicados en esta web y en sus apartados y blog, así como en redes sociales de Neuronae son puramente informativos y en ningún caso deben considerarse sustitutos del diagnóstico y asesoramiento médico. La duplicación del contenido de la web y blogs de Neuronae debe ser autorizada por escrito por la dirección general de Neuronae.

bottom of page