Buscar

Efecto de la dieta en la enfermedad de Parkinson


La enfermedad de Parkinson y Parkinsonismos son enfermedades extremadamente debilitantes y las opciones terapeuticas convencionales son limitadas .

Estudios sugieren que muchos pacientes con Parkinson recurren a la dieta, la medicina natural y los suplementos para retrasar la progresión de la enfermedad. Sin embargo, se sabe poco sobre su eficacia.

El presente estudio es un esfuerzo para arrojar luz sobre los efectos de la dieta y el uso de suplementos en la progresión de la enfermedad de Parkinson.

La mayoría de los elementos dietéticos asociados con la progresión retrasada son elementos de una dieta de estilo mediterráneo. Este estilo de alimentación es antiinflamatorio y se ha demostrado que está asociado con menos casos y la aparición posterior de la enfermedad de Parkinson.

Se ha demostrado que el aceite de pescado es neuroprotector en repetidas ocasiones y, de hecho, este estudio encontró una asociación entre la ingesta de pescado y una progresión tardía de Síntomas parkinsonianos.

La mayoría de los elementos dietéticos asociados con la progresión retrasada son elementos de una dieta de estilo mediterráneo.

La asociación del consumo de alimentos enlatados se asocia con una progresión más rápida de la enfermedad de Parkinson . Debido a que esta asociación persistió después del ajuste de la variable capacidad económica, es menos probable que esté relacionada con la disminución del acceso a la atención médica (que a menudo acompaña al bajo nivel de ingresos). ¿Podría haber algo en las latas? Los autores postulan que el bisfenol A (BPA) o el aluminio, una neurotoxina conocida, 5 podrían ser contribuyentes.

La asociación del consumo de gaseosas y bebidas azucaradas con una progresión más rápida de la enfermedad puede deberse a neurotóxicos específicos, como el aspartamo.

La asociación con los alimentos fritos puede estar relacionada con la peroxidación de los lípidos.

La asociación de helado, yogur y queso con progresión rápida es consistente con investigaciones previas; un metaanálisis de la ingesta de lácteos y la enfermedad de Parkinson mostró una asociación entre la ingesta de lácteos y el Parkinson en función de la dosis.

Tanto los suplementos de hierro como la carne de vaca, que tiene una carga de hierro alta, se asociaron con una progresión rápida en este estudio, en consonancia con la sugerencia de que el hierro impulsa la progresión de los síntomas debido a su naturaleza oxidativa.

Este estudio tiene algunas fortalezas excelentes. Los investigadores ajustaron todos los resultados por edad, sexo, años desde el diagnóstico y nivel de ingresos, y los resultados nos dan algunas pistas iniciales sobre el efecto de la dieta y los suplementos en la enfermedad de Parkinson.

Por supuesto, también hay limitaciones para este estudio. Este estudio es longitudinal y esta publicación es preliminar y no pretende ser exhaustiva. Además, los investigadores no corrigieron los valores P para comparaciones múltiples, por lo que es posible que algunas asociaciones estadísticamente significativas puedan generar confusión.

En resumen, este estudio presenta algunos hallazgos preliminares interesantes con respecto a la dieta y los suplementos para la enfermedad de Parkinson. Es un primer paso importante que será seguido con más trabajo por parte de los autores del estudio y otros investigadores.

Resultados clave

Los resultados a continuación muestran qué alimentos y suplementos fueron significativamente ( P <0.05) asociados con una progresión más lenta o una progresión más rápida de los síntomas de Parkinson.

MÁS RÁPIDA PROGRESIÓN

Frutas y verduras enlatadas

Azúcar y soda no dietética

Comida frita

Carne de vaca

Helado

Yogur

Queso

Hierro

PROGRESIÓN RETRASADA Frutas y vegetales frescos

Nueces y semillas

Pescado no frito

Aceite de oliva

Vino

Aceite de coco

Hierbas frescas y especias

Aceite de pescado

Dr Juan A Cruz Velarde

Neurólogo

www.neuronae.net

Oxidative Medicine and Cellular Longevity Volume 2017 (2017), Article ID 6405278, 9 pages https://doi.org/10.1155/2017/6405278

Referencias

  1. Kalia LV, Lang AE. Parkinson’s disease. Lancet. 2015;386(9996):896-912.

  2. Ren S, Cooper K, Cooper JA, Smith HT, Shaikh S. A systematic review and network meta-analysis of pharmacological therapies used for patients with advanced Parkinson’s disease. Value Heal. 2014;17(7):A390.

  3. Alcalay RN, Gu Y, Mejia-Santana H, Cote L, Marder KS, Scarmeas N. The association between Mediterranean diet adherence and Parkinson’s disease. Mov Disord. 2012;27(6):771-774.

  4. da Silva TM, Munhoz RP, Alvarez C, et al. Depression in Parkinson’s disease: a double-blind, randomized, placebo-controlled pilot study of omega-3 fatty-acid supplementation. J Affect Disord. 2008;111(2-3):351-359.

  5. Campdelacreu J. Parkinson disease and Alzheimer disease: environmental risk factors. Neurología. 2014;29(9):541-549.

  6. Rycerz K, Jaworska-Adamu JE. Effects of aspartame metabolites on astrocytes and neurons. Folia Neuropathol. 2013;51(1):10-17.

  7. Jiang W, Ju C, Jiang H, Zhang D. Dairy foods intake and risk of Parkinson’s disease: a dose-response meta-analysis of prospective cohort studies. Eur J Epidemiol. 2014;29(9):613-619.

  8. Medeiros MS, Schumacher-Schuh A, Cardoso AM, et al. Iron and oxidative stress in Parkinson’s disease: an observational study of injury biomarkers. PLoS ONE. 2016;11(1):e0146129.

  9. Parkinson Study Group QE3 Investigators, Beal MF, Oakes D, et al. A randomized clinical trial of high-dosage coenzyme Q10 in early Parkinson disease: no evidence of benefit. JAMA Neurol. 2014;71(5):543-552.


#enfermedaddeparkinsonyotros

3 vistas

Blog Neuronae