Blog Neuronae

Suscríbete a nuestro Blog
Buscar

La inexorable búsqueda de la energía..

Actualizado: ene 13

La vida es energía y sin energía no hay vida.


La historia del hombre es la historia de la búsqueda de la energía.


Primero el hombre pobló las regiones de la Tierra buscando el astro rey Sol, luego el descubrimiento del fuego cambió nuestro devenir en este planeta hasta nuestros días.


El Neolítico trajo una nueva fuente de energía, la alimentaria a partir de los cereales y también supuso un cambio sustancial en la evolución.


En la búsqueda de la salud, la energía juega un papel fundamental.Hay salud cuando tenemos energía.Todo funciona correctamente y alcanzamos la plenitud.


Todos nuestros mecanismos celulares y genéticos están dirigidos a crear y gestionar la energía de la forma más eficiente y óptima posible.


Disponemos de unos limitados mecanismos de producción propios de energía y dependemos pues de la adquisición de energía del exterior.


Tenemos diferentes formas de obtener esta energía para nuestras células. La más obvia es mediante la nutrición y los alimentos. Otras formas de obtener energía es mediante los procesos de reparación celular, por ejemplo durante el sueño, o bien a través de la energía externa como es la energía ambiental o solar.


También obtenemos energía de las emociones. Escuchar una pieza musical determinada nos da un subidón de energía, una velada con amigos, el sexo, las risas, cuando nos enamoramos...


Cuando tenemos una buena aportación de energía por una vía cualquiera no se hace necesario, o bien disminuye, la necesidad de obtención de energía por otras vías complementarias, y viceversa. Si no dormimos bien, aumenta nuestro apetito, si hace mucho calor y la energía del ambiente es muy alta, no nos apetece comer, o bien nos apetece más aquellos alimentos menos energéticos o más livianos, más crudos, menos cocinados( ¡que es otra forma de dar energía a los alimentos¡).Al contrario en invierno, cuando la energía ambiental y solar es mínima el organismo nos solicita alimentos más densos, más condensados, más energéticos.


Un buen equilibrio entre parasimpático(sistema reparador y recuperador de energía) y simpático(sistema consumidor de energía y activador) es fundamental. Todas las técnicas de relajación, yoga, pilates buscan potenciar el sistema parasimpático.


También nos dan energía aquellas situaciones que nos acercan a nuestros orígenes: un paseo por la naturaleza, el silencio del bosque, el ruido de un riachuelo, el mirar un buen fuego...


De la misma forma que un déficit de energía es negativo para nuestro organismo, un exceso de la misma tampoco resulta saludable: obesidad, golpe de calor, drogas,falta de ejercicio, por ejemplo.


Estas fuentes de energía comunes a su vez son personalizadas. Ciertos alimentos aportan energía a unas personas y sin embargo no tienen este efecto en otras personas, lo mismo sucede con el tiempo de sueño , las emociones...


Dentro de nuestros estudios metabólicos valoramos también funciones mitocondriales , encargadas de la producción y gestión de energía celular, así como metabolismo intracelular de vitaminas y oliogelementos fundamentales para el ciclo de Krebs.


Conócete a ti mismo y aprende a gestionar tu energía!



Dr Cruz Velarde

Neurólogo

www.neuronae.net


55 vistas