Buscar

Aprendizaje y Ritmos temporales


La orientación espacial está asociada al aspecto perceptivo e incluye esencialmente relaciones topológicas.

Orientarnos significa establecer relaciones entre el cuerpo y los demás objetos para encontrar su camino.

Para que podamos estructurar el espacio de forma adecuada, deberemos dominar las nociones de conservación, apreciación de las distancias, reversibilidad, superficies, volúmenes, etc..por lo que se trata de un proceso de adquisición largo que se va configurando desde los planos más elementales (arriba, abajo, delante, atrás, cerca de, grande,…) hasta los más complejos (derecha-izquierda), dándose primero en la acción y pasando posteriormente a ser representados en uno mismo, en el otro y en el espacio con los objetos, con lo que el dominio sería completo.

La mayoría de los niños de 6 años dominan los conceptos básicos espaciales y la noción derecha-izquierda sobre sí mismo. Esta misma noción la logran sobre el experimentador a los 8 y la posición relativa de tres objetos a los 11-12 años.

El conocimiento de estos conceptos constituye un punto básico en los aprendizajes escolares y por contrapartida, la no adquisición de los mismos está relacionada con alteraciones en la lectura (dislexia) y en la escritura (disgrafía). Las confusiones derecha-izquierda, para algunos autores, que vendrían de una lateralización cerebral incompleta, serían las responsables de los problemas de lectura. Pero esa explicación es difícil de verificar experimentalmente.

También serían las responsables de las inversiones de letras y números y de la escritura en espejo.

Dr Juan A Cruz Velarde Neurólogo www.neuronae.net



30 vistas

Blog Neuronae