Buscar

Reorganización funcional cerebral con la edad


El envejecimiento normal va acompañado de una serie de cambios cerebrales anatómicos y fisiológicos. Se ha demostrado que algunos de estos cambios tienen consecuencias directas sobre el funcionamiento cognitivo del adulto mayor.

Investigaciones recientes apuntan a que los sistemas cerebrales y cognitivos en el envejecimiento son más dinámicos y plásticos de lo que se pensaba anteriormente. Específicamente, los estudios que utilizan las técnicas de neuroimagen sugieren que el cerebro del adulto mayor presenta una reorganización continua de sus funciones con el objetivo de apoyar a un sistema cognitivo deficiente.

Esta reorganización que se observa en estudios de neuroimagen funcional como cambios en la distribución espacial de los patrones de actividad cerebral durante el desempeño de tareas cognitivas, se correlacionan con un desempeño más eficiente en dichas tareas. Dos patrones principales de activación cerebral se han identificado en adultos mayores al compararse con adultos jóvenes:

(1) activación prefrontal bilateral durante tareas que son normalmente lateralizadas en los adultos jóvenes, y

(2) reducción de la actividad occipitotemporal acompañada de un incremento en la activación de áreas frontales.

Los adultos que presentan cambios en la activación cerebral son los que tienen un mejor despeño en pruebas cognitivas. Se piensa entonces que las modificaciones en la activación cerebral ocurren para incrementar la eficiencia cognitiva y como respuesta compensatoria a la pérdida neuronal que se observa al envejecer.

Esta modificación en la activación cerebral se ha registrado durante el desempeño de un amplio espectro de tareas cognitivas, incluyendo tareas verbales, no verbales, perceptuales y motoras, así como en tareas que evalúan funciones ejecutivas, y memoria.

Se han planteado diversas explicaciones de las modificaciones en la funcionalidad cerebral.

Se ha propuesto por ejemplo, que esta podría ser resultante de un efecto compensatorio, y que el adulto mayor que puede desenvolverse bien logra la continua activación de mecanismos cerebrales que refuerzan aquellas estructuras cuyo funcionamiento se ha vuelto ineficiente; se propone entonces que durante la ejecución de tareas con alta demanda cognitiva, la colaboración entre los dos hemisferio es más beneficiosa que el procesamiento unilateral.

Otros autores interpretan la presencia de activación bilateral en el envejecimiento como consecuencia de una pérdida en la autonomía funcional hemisférica. Es decir en la vejez los hemisferios cerebrales dependen el uno del otro para lograr un desempeño eficiente.

Otros autores proponen que el envejecimiento está asociado a una pérdida de la inhibición inter-hemisférica ocasionada por un funcionamiento deficitario del cuerpo calloso. Es decir en la vejez no se observaría los efectos inhibitorios inter-hemisféricos que se presentan en los adultos jóvenes.

Otra reorganización en la activación cerebral que se ha encontrado en los adultos mayores es en el eje anteroposterior. Se ha propuesto que la senectud normal se caracteriza por una mayor activación de los lóbulos frontales en tareas que en adultos jóvenes activan solamente las áreas cerebrales posteriores.

Este incremento en la activación frontal se ha interpretado como resultante de una búsqueda de estrategias compensatorias a los déficits del procesamiento sensorial observados en los adultos mayores.

Dr Juan A Cruz Velarde Neurólogo

www.neuronae.net



58 vistas

Blog Neuronae